Judith Gustavo: “Amo lo que tengo de Judith y de Gustavo”

Por Elena Vásconez.

Durante 24 horas, tarabarará, tarabarará, todos los días pienso en ti- tararea Judith Gustavo con un vibrato vocal que sacude las sillas y rebota en las esquinas del local. Meses atrás abrió un pequeño restaurante en el suburbio oeste de Guayaquil donde, cada feriado, la gente saca a la calle “sin paros” el parlante, la jaba de bielas y la piscina inflable.

Judith Gustavo es Judith Gustavo desde los 12 años. Desde que empezó a firmar con ese nombre disimuladamente por miedo a la expulsión, a los chismes virulentos y acusaciones perversas que levantaban polvo en el colegio de monjas donde estudió.

A pesar de que estéticamente es un hombre, no se quitaría nada. Ni los senos ni las caderas. A sus 33, reconoce el cuerpo femenino con el que nació y, en la misma medida, la esencia masculina que le recorre y habita.

En términos técnicos, la persona trans masculina nace con una biología de mujer pero construye un género masculino (INEC, 2013).

En palabras de Judith Gustavo: Soy una mezcla entre biología y vivencia. No un animal raro al que se lo mira de pies a cabeza cual bicho de laboratorio-.

Judith Gustavo es cantante y activista de base de la diversidad sexual. Musicalmente lo llaman J-Mark “El León D’ La Salsa”. Forma parte del Sindicato Nacional de Músicos de Guayaquil donde ocupa la Secretaría de Relaciones Laborales. También es padre de familia.

-Canto, cocino y hago activismo-. Se autodefine. Los días le resultan cortos.

-¿El que mucho abarca, poco aprieta?-

-La vida es una-. Responde.

Aunque manifiesta que estuvo a punto de “tirar la toalla”, cuando sintió que los clientes dejaron de ir a su negocio porque era trans y atendía feminizado, se da modos para continuar. A su modo de ver -la cosa es tener para pagar el arriendo sin dañar la sazón-.

-Yo te voy ocupando una sartén y te la voy lavando-. Afirma. No le gusta dejar la cocina sucia ¡Jamás!

Mientras acomoda los platos interpreta a Marc Anthony. Gracias al tema “Volando entre tus brazos”, que se lo dedicó a su compañera de vida cantando él mismo, pudo robarle más de una sonrisa hace varios años.

Mujer, ¿Qué nombre le pongo a este artista que quiere nacer?

Foto 2.JPG

Judith Gustavo creció junto a mamá Anita, su abuela, en el barrio Garay, una de las primeras invasiones del suroeste guayaquileño. Asegura que en las tardes de domingo no podía faltar la música de Carlos Mata, Mecano, Willy Colón y Lalo Rodríguez en alguna casa del sector y en la suya.

Al inicio de su carrera fue aficionado. Sin embargo, en el 2012, nace musicalmente J-Mark.

 -El nombre me lo dio mi compañera. Ella escogió J-Mark, por Jennifer López y Marc Anthony. Habíamos cantado juntos “Escapémonos”. Así fue la cosa.-

Al poco tiempo grabó “Of my begining”, un disco con 12 temas.

Cuenta que en el Sindicato Nacional de Músicos de Guayaquil conoció a artistas ecuatorianos de trayectoria y que su trabajo ha sido valorado en igualdad de condiciones. Sin que importe la elección sexo genérica.

-¿Puedes cantar un poco de la canción que te gusta?-

-Claro que sí-. (Piensa en “Nostalgias”).

-Un tango de la época de Gardel al que mi maestro, Gonzalo Chalo Flores, le hizo arreglos que me dejaron anonadado-. Dice.

Enseguida, modulando la voz en altos y bajos, agarra el compás despacio, como declamando una recitación escolar. Esto suena así:

“Quiero emborrachar mi corazón para apagar un loco amor que más que amor es un sufrir…”

Una cosa es el activismo de élite y otra el de base…

Foto 3.jpg

-Los activismos no son iguales-. Indica.

-Mira, no es lo mismo viajar a otra provincia en avión porque te paga la fundación, que ir en bus, ocho horas, por carretera. Qué tal si el tipo de la buseta es medio loco, te fuiste.  Para una persona de base es difícil hacer lo que hace un activista de élite. Saltan las diferencias-.

-Es como comparar el agua y el aceite-. -¡Vamos diciendo la plena!-.

Judith Gustavo es activista de base desde que empezó su proceso de reconocimiento personal y político, en el 2012. Para él ha sido complejo equilibrar las necesidades de la vida cotidiana con la militancia.

-Más claro, si dejas de activar y te dedicas solo a resolver tu vida te quedas sin derechos. En cambio, si solo te dedicas a la militancia, por amor a la camiseta, ¿cómo pagas el arriendo, la comida o los pasajes?-.

Habla desde su condición y experiencia. Sin embargo, le debe al activismo la alegría personal de auto identificarse como un hombre trans.

Yo siempre decía: “no puedo tener intimidad con una mujer porque soy mujer”

A Judith Gustavo, disfrutar a plenitud de su sexualidad le llevó tiempo.

-¿Cómo será estar íntimamente con otra mujer?-. Se preguntaba.

Sentir otro cuerpo igual al suyo requería experimentar descubrimientos. Cosas que no dependen solo del contacto físico.

-Antes yo apagaba la luz. No me toques aquí. No me toques allá, repetía por vergüenza. Hoy mi compañera, que me ha visto como vine al mundo, ama al hombre que soy. Me quiere. Compartimos. Si yo cocino, ella lava los platos-.

-¿El amor entra por la cocina?-

-Si fuera así tendría todo solucionado-. Se ríe.

El dibujo de una familia de leones:

Foto 4

Judith Gustavo es padre de una niña de 10 años. La cuidó desde los tres. Ahora ya no lo llama Judith sino Gustavo. Le dice papá.

-Al principio mi hija no podía decirme papá. No sabíamos cómo enfrentarlo en la escuela y con la familia. Pero nos encariñamos. Ya no importó la gente criticona-.

Encuentra en la mirada de su pequeña la niñez del pasado. Se sonroja recordando el dibujo de una familia de leones que ella le regaló. Cuando le faltan fuerzas lo saca de la billetera, lo mira.

Con esa imagen Judith Gustavo se alista. Saldrá a comprar pescado fresco para el siguiente día. Antes de embarcarse en la 93, que sale del suburbio y va hacia el centro, concluye: -Amo lo que tengo de Judith y de Gustavo-. Al Marc Anthony y activista de base que prepara -llapingacho, chuletica o pollito con menestra-. Cuando le pidan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s