La poesía como hilo conductor de la depresión

Carrión presentó ‘Como un caracol nocturno en un rectángulo de hielo’.

El Telégrafo / 31 marzo 2016

Por Redacción Cultura

Ernesto Carrión consideraba terminada su obra poética. Su tratado lírico ø (Vacío), compuesto por trece poemarios, divididos en tres tomos, culminaban con ‘Manual de Ruido’, trabajo que ganó el Premio de Poesía de Pichincha. Al terminarlo se dio cuenta que en ninguno de los trabajos de su tratado había escrito sobre su relación con la depresión. La idea era solo un anuncio para empezar a escribir, para volver a desconocerse en la palabra.

El poema que surge de aquel momento es el final de la obra ‘Como un caracol nocturno en un rectángulo de hielo’, con la que el autor ganó la I Bienal de Literatura, enfocada en el género poesía, organizada por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG), que además publica el libro.

En ‘Como un caracol nocturno en un rectángulo de hielo’ se cruza la depresión por la que atraviesan los también poetas Robert Lowell (1917-1977), Sylvia Plath (1932-1963) y Anne Sexton (1928-1974) en el hospital McLean. Los autores estuvieron asilados en diferentes momentos de mediados del siglo anterior en la misma casa de salud. Carrión recurre a sus historias en el psiquiátrico luego de escribir su propio poema.

“El poemario se cierra con un discurso de autor que funciona como cordón umbilical a la misma matriz que ha producido trillizos, con él, serían cuádruples”, dijo la crítica literaria Cecilia Ansaldo, en la presentación de la obra que se realizó este martes 29 de marzo en la Galería Mirador, de la institución que convocó el concurso. Para Carrión, “el libro es un poema y una carta entera. El único poema es el último. Ese soy yo. Y el libro nació con ese poema”.

El poeta guayaquileño explicó ante un público abocado por su obra que tiene un largo idilio con Robert Lowell y Sylvia Plath -a quien reconoce como una de sus poetas favoritas a pesar de que a Lowell lo ha estudiado de manera más profunda-.

Carrión escribe el poemario y se apropia de la voz de Plath. En el caso de Anne Sexton la construcción narrativa está creada para que sea el doctor quien hable por ser este quien le recomendó su ingreso a la clínica. Con Lowell existe -reconoce Carrión- una empatía que se genera a través de su alcoholismo.

“Estos tres personajes compartían su estancia en la misma clínica. La experiencia de estar en el mismo lugar para recibir terapia por ser maniacodepresivos, enfermedad para la cual no hay cura. La poesía permitía que esas personalidades siguieran con vida. Se convierte en un ancla aunque la depresión siga allí, pero puede dejar grandes libros de poemas”, dijo Carrión.

Ansaldo agregó en este sentido que “la reclusión hospitalaria -de estos tres autores- no los conduce a la salud ni los arranca de la poesía; rotunda resulta Plath con su ‘no sé quién soy, pero al menos sé quién no soy’ pero acude a la ‘fuente de mi propio delirio’. Las tres voces –en párrafos de prosa poética– se sumergen en la poesía”. La obra del autor estará disponible en la Librería Científica, ubicada en la UCSG, desde mayo. (I)

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/7/la-poesia-como-hilo-conductor-de-la-depresion

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s