Así somos, te digo sinceramente… A propósito de Macarena Valarezo

Por Patricio Pilca / 26 octubre 2016

“A mí lo que me da terror, lo digo sinceramente, es que vuelva otro muerto de hambre a la Presidencia y se arregle la vida en cuatro años. Perdónenme que les diga eso, pero es preferible tener a un empresario probo (…) y que sabemos que no necesita estar en el gobierno para aumentar su riqueza” Macarena Valarezo

Este tipo de comentarios, propios de las campañas políticas, reproducen un sentido generalizado de clase en la sociedad ecuatoriana. Sin querer, porque seguro lo hace de forma inconsciente, la señora expresó un comentario que trasmite una cuestión clasista en sus formas más elocuentes.

“Por sus obras los conoceréis” reza el dicho. En este caso debería decir: “por sus palabras los conoceréis”. Porque basta escuchar la entrevista para darse cuenta el tipo de persona que dice eso.

Sin embargo, hay que ubicar el discurso, situarlo tal como decía Marx en su contexto histórico y social, sino se tiende a proceder de forma equivocada.

Lo primero que hay que mencionar es que la señora Macarena Valarezo es representante del conservadurismo ecuatoriano que reniega a perder protagonismo en la vida política del país. Ahora vamos a ver porque.

La ex-reina de Quito, que en cierto momento fue la mejor amiga del actual presidente de la república, es sobrina nieta de Camilo Ponce Enríquez (1956-1960) – nieto de Camilo Ponce Ortiz, fundador del partido conservador en el Ecuador –, aquella figura nefasta del partido social cristiano, que en el año 1959 provocó una matanza en la ciudad de Guayaquil, una que dejo cuatro muertos.

Valga decir, además, que Camilo Ponce fue la figura que inspiró a León Febres Cordero y Jaime Nebot, “nobles” personajes de la derecha que niegan desaparecer del imaginario social.

Rafael Quintero menciona en su obra Ecuador una nación en ciernes, que en el año 59 la orden del presidente Camilo Ponce Enríquez fue tiren a matar”. Al respecto Jaime Galarza Zabala, comenta que quienes vivieron en Guayaquil en 1959 “fuimos testigos de la matanza de estudiantes del 2 de junio y luego el 3 de junio de la masacre, de la fusilería del pueblo de Guayaquil al cual después se le llamó un conjunto de ampones y prostitutas, en el lenguaje de ese gobernante Social Cristiano”. Había que ordenar el caos provocado por la muchedumbre populista, a “esos muertos de hambre” que siempre molestan, hubiese dicho su sobrina nieta.

La también presentadora del programa de televisión Así somos (programa donde se trata temas tabúes, según dice unos de los spots publicitarios), Macarena Valarezo, fue muy polémica a la hora de dar sus opiniones. Y como olvidar cuando en uno de estos se refirió a la comunidad LGBTI. “No estaría de acuerdo bajo ningún concepto que haya un tercer género, dios creo hombre-mujer, macho-hembra. La naturaleza nos ha dado eso”. Lo que le mereció, de parte de Fundación Equidad, el Anti premio Neanderthal.

Por eso no debe sorprendernos las palabras que en estos días dijo la señora.

Y ya en la política, primero como concejala por el Partido Social Cristiano y ahora como representante de Compromiso Ecuador, un movimiento encabezado por el banquero Guillermo Laso, manifiesta expresiones como esta: “el cáncer del populismo ha afectado al país (…) La forma de quitarlo es recuperando la República”. El típico discurso de la derecha positivista, donde se relaciona el cuerpo humano con la sociedad política es la forma casi natural de expresarse de esta señora. Y cuando define al populismo lo hace de la siguiente forma: El populismo es lo que la gente quiere escuchar, lo que la gente necesita, pero es imposible de hacerlo. Seguramente en esa definición también cabe el gobierno de su tío abuelo. La manipulación de la historia en su máxima expresión.

Y es que hay que ser bien cara dura o bien populista (como gusta decir la ex-reinita) para decir que somos muertos de hambre y luego pedir los votos, porque seguro donde primero irá será a los barrios de “muertos de hambre”.

Finalmente, lo mejor sería que la señora vuelva a ser la musa de Fausto Miño, ahí provocaba menos vergüenza.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s