HABITAT III: Un evento de cuestionamientos

Radio Facso

Por Felipe H. Racines

“Los ricos se encerrarán cada vez más en su burbuja para evitar que su sensibilidad quede herida si entran en contacto con las clases inferiores. Las advertencias sobre el contenido no están para proteger a las víctimas sino para protegernos de las víctimas (inmigrantes, refugiados, violadores y terroristas) y volverlas socialmente invisibles. Este mundo dividido, que tiene cada vez más miedo de sí mismo, es la realidad del mundo capitalista, liberal, globalizado y unido que imaginábamos hace 25 años”.

Slavoj Zizek

El día  14 de octubre del año 2016,  se inauguró en la ciudad de Quito el evento Hábitat III, en la sede de CCE (Casa de la Cultura Ecuatoriana) Parque EL Ejido, Asamblea Nacional y Centro histórico, contando con una variedad de eventos y sedes alternas distribuidas a lo largo del centro norte de la urbe. Hábitat III es el nombre conferido a la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible”. Esta ha sido la tercera cita anunciada por la ONU desde 1976. El objetivo primordial de esta conferencia es afianzar de manera integral y global un  compromiso político responsable en búsqueda de la optimización del entorno rural, urbano, ciudades, campos y pueblos. Tras esto, se enfatizó en constituir una  nueva agenda urbana mundial, que guíe los procesos de urbanización con proyecciones a los próximos 20 años.

Sin embargo, tras el gigantesco aparataje político, mediático y logístico que supuso Hábitat III, este ha dejado muchos más cuestionamientos que respuestas. El tiempo transcurrido en el que ONU se empoderó de una porción de tierra ecuatoriana estuvo escoltado de un sinnúmero de manifestaciones y foros alternativos que veían en H3 (Hábitat III) no más que un proceso de legitimación elitista del poder, y que reflejaba muchas de las irregularidades cotidianas de la administración de la ciudad quiteña. Este documento va a dar un breve vistazo a picos de importancia específicos que buscan contrastar el discurso de las Naciones Unidas sobre un sentido de buen vivir junto a realidades que fueron desplazadas del evento en general.

I

Es importante señalar que H3 no inició precisamente eldía 14 de octubre de 2016. Oficialmente sí, pero socialmente podría decirse que su inicio se dió con el cierre de la CCE y Parque El Arbolito para una serie de adecuaciones de las cuales casi nadie sabía nada. Después, en la fachada de la CCE, se erigió una valla publicitaria  intrigante: “Sede de Hábitat III”. Muchas eran las voces que especulaban sobre el críptico mensaje que se exponía en estas vallas.  Sin embargo, la textualidad expresada en el cercado de estos establecimientos guardaba dentro un claro sentido de exclusión, y una reorganización sobre la admisión. CCE y EL Arbolito, antiguas sedes de rechazo y pugna, de militancia política y revolución estudiantil, ahora era una sede que anidaba al progreso y a la modernización y , curiosamente, lo hacía amurallándose, y , en un obvio mutismo, se negaba a rendir cuentas sobre sus acciones. La gente iría descubriendo, paulatinamente y por sus medios, que mismo es “Hábitat III”. En una anécdota curiosa previo al evento ocurrió lo siguiente. Dos hombres de mediana edad, usando uniformes de obreros, pasaron junto al anuncio de H3. Uno de este hombre miró al anuncio y dio una risotada  mientras apuntaba con su dedo al cartel. En ese momento, comentando con su acompañante, dijo: “Mira, mira, es que I don´t speak english”. Ambos rieron y avanzaron, dejando atrás dicho cartel, cuyas letras en realidad estaban en ruso.

El sistema de H3 requería de una previa inscripción en internet y una acreditación distintiva a manera de carnet, la cual, debía ser retirada en las sedes designadas desde el día 14 de octubre. Sin una acreditación o dicha inscripción en línea, el acceso era virtualmente imposible. El día de la emisión de los distintivos, la ciudad amaneció amurallada. La Av. Patria y la Av. 6 de Diciembre habían sido bloqueadas parcialmente con barricadas metálicas y una falange gigantesca de policías que trataban precariamente de viabilizar el caótico tránsito en Quito. Dentro del parque El Ejido, yacía una fila interminable de asistentes que esperaban recibir sus acreditaciones. La espera podía extenderse hasta 4 o 5 horas. Este ambiente se había tornado en una paleta de matices culturales. Esta sede albergaba alrededor de 45000 asistentes de múltiples nacionalidades. Caminar por este lugar suponía un impacto directo. La vista se confundía en un océano de rostros caucásicos, mulatos, negros, asiáticos y latinos; y el sonido era un amasijo ininteligible de lenguas ajenas, mezclados entre las juergas deformadas del castellano “ecuatorianizado”. La seguridad no estaba a cargo de los policías locales. De hecho, esta porción de ciudad no era de Ecuador. Era una porción territorial de la ONU. Por tanto, quienes vigilaban el orden eran policías de ONU, vistiendo uniformes azul marino, símbolo de la neutralidad. Dentro de las sedes generales los policías nacionales hacían presencia con cadetes que asistían a la policía ONU.

Dentro de las sedes, una tensa calma se vivía  mientras se podría ver ir y pasar de un lado al otro a políticos, senadores, voluntariado, fotógrafos, periodistas, empresarios, dirigentes, y una gran mayoría de curiosos que fueron al H3 a ver “qué mismo es que es”. Los flashes de las cámaras brillaban momentáneamente a cada parpadeo. El sol, implacable, hacia más angustiante la espera para entrar. Las filas de acceso podían tomar más de dos horas para ser sorteadas.

Esta porción de ciudad había colapsado, mientras que en el resto de la urbe, no había ocurrido nada. Hábitat III, aún dentro de una estructura ruidosa, monumental y grandilocuente, fracasó en volverse un fenómeno social, pues aún hoy existe un gran número de personas que no conoce nada sobre qué se hizo dentro del evento, o qué es una agenda urbana, y por qué debería haber una nueva. Incluso, muchas de estas personas creían que este evento era una reunión “turística y política”, y fuera de sus intereses. Al parecer el objetivo no era promocionar el evento hacia todos los públicos posibles. Era un evento designado para individuos con el suficiente interés y estatus para poder acceder. Así fue el diseño de la programación.

II

El lunes 17 se dio inicio a los eventos principales dentro de las sedes distribuidas para ONU.El evento fue inaugurado con la sesión solemne de la ONU, presidido por el secretario general Ban Ki- Moon, junto al mandatario ecuatoriano Rafael Correa y otras figuras como María Ángeles Duarte, ministra de Transporte y Obras Públicas y Mauricio Rodas, alcalde del Distrito Metropolitano de Quito. Este evento tuvo cita dentro del Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.  Dentro de esta sala había alrededor de unos mil doscientos asistentes, entre delegados, políticos y prensa. A lo largo de las salas podían observarse filas de cabinas pequeñas donde se alojaban personas que realizaban traducciones, y al lado Este del salón habían los asientos para público general que utilizaban auriculares para poder escuchar las conferencias traducidas. Las declaraciones de los políticos ecuatorianos persuadían a un sentimiento de bienestar. Se describía al evento como una vía de integración y colectivización de las ideas sobre el bienestar de la ciudad, de la vivienda, de las condiciones de movilidad, prevención de desastres naturales consumo energético, sustentabilidad económica. “Esperamos el decidido compromiso de los países miembros para cumplir las metas durante los próximos 20 años”, dijo Correa en el discurso de apertura.

Tras este evento, se dio inicio a una conferencia de prensa presidida por Ban Ki. Moon y Rafael Correa. Correa explicaba que la razón de la elección de Quito como sede de H3 no ha sido casual, sino que ha sido producto de un largo proceso de análisis crítico sobre la optimización y crecimiento de la urbe quiteña, y del país a nivel general, lo cual generó una correcta aptitud del país para actuar como sede. También recordó que era de suma importancia una reorganización de la agenda urbana para evitar casos ilegales como las invasiones y especulación de tierras, así como de incrementar la productibilidad de los territorios. “Hay pobres que piensan que por ser pobres no tienen que pagar por sus tierras” dijo Correa en su declaración, explicando acciones gubernamentales como el embargo y desapropiamiento de tierras. María Ángeles Duarte, después de la conferencia de prensa, señaló la importancia de acatar una nueva agenda urbana que promovía un mejoramiento sustentable para mejorar los niveles de vida de sus habitantes. La ministra indicó la importancia de contar con altas élites de científicos, políticos e intelectuales que proveían de nuevas ideas a la planificación urbanística, y que esto se realizaba de manera en la que todas las personas puedan participar de las nuevas adecuaciones que conllevaba el H3.

Los foros trataron variados temas desde planificación vial, análisis de materiales, acuerdos y acciones políticas acordes a la urbanización, adecuaciones del hábitat según el género, consumo energético, desastres naturales, contingencia y expansión, bagaje histórico, papel de los gobiernos centrales y los gobiernos municipales, etc.

“Crisis de la nueva agenda urbana: ¿Expansión o re organización? Fue una de estas charlas. Sus ponentes fueron Ricky Burdett (UK), Karen Seto (USA), Shlomo Ángel (USA), Somik Lall (NYU), Edgar Pieterse (African Center forCities). El objetivo de esta charla fue apuntar  muchos de los errores administrativos que se presentan en cuanto al progreso y urbanización de una ciudad. En otras palabras, estos ponentes ponían en cuestión si era mucho más necesaria una reorganización adecuada de una ciudad y no su expansión, como es la tendencia actual. Muchas ciudades han evidenciado una dramática expansión territorial, mucho más elevada a su tasa de crecimiento demográfico y poblacional. “Se están creando casas que muchas veces quedan vacías.” Dijo Karen Seto durante su exposición. La urbanización desmedida supone graves efectos sobre el hábitat como la pérdida de suelos de cultivo y erosión, aumento y sectorización del uso energético por ciudades, un flujo inadecuado de recursos económicos sostenibles, la reducción de plazas de trabajo y el abandono del campo. La realidad reflejaba que las ciudades que se hallaban óptimas para una continua expansión eran limitadas y que de ahí nacía la creación de una nueva agenda urbana que buscase opciones alternativas para su reorganización. “Es importante mejorar la calidad de vida de los habitantes en todo sentido antes de entrar a planeamientos sobre a donde expandir una ciudad” señaló Burdett durante la charla.

En los sitios aledaños a la sede central, había pequeños espacios donde expositores internacionales daban muestra de artículos diseñados para condiciones de hábitat mucho menos accesibles. Uno de estos era el “Litro de Luz”. Este mecanismo de alumbrado fue creado por el brasileño Alfredo Mosar y un grupo de estudiantes del MIT, que consiste en un bombillo de 55 vatios que guarda y reflecta la luz solar. Una botella de plástico llena de agua y cloro instalada en el tejado de las viviendas, que provee iluminación al interior de las casas durante el día y que es capaz de resguardar la energía lumínica solar y suplantar a un foco o lámpara. Estas soluciones buscan ser implementadas para ayudar a sectores que no cuentan con sistema de energía eléctrica o cableado.

El ritmo vertiginoso con el que empezó H3 decreció paulatinamente conforme pasaban los días. Algunas de las causas que motivaba a  una menor afluencia de personas podían evidenciarse en las largas filas de acceso, el elevadísimo costo de los comestibles dentro del evento, la prominente falla de los traductores que no permitían una correcta captación de los discursos y un sistema de movilidad totalmente desorganizado. En fin de fines, la mayoría de asistentes de H3 fueron participantes extranjeros, turistas y delegados, que, de una u otra forma estaban “atados” a asistir. Sin embargo, H3 no resultó atractivo o amigable con los participantes de la ciudad anfitriona, por lo cual, no cumplió con muchos de sus objetivos, entre estos, el más cuestionado: la inclusión.

III

¿Y qué ocurrió fuera de H3? Lo que ocurrió fue el ritmo del hábitat autentico. Del hábitat sin máscaras ni fachadas, el hábitat contingente, entrópico, caótico. Las falencias de H3 son claras, más no sorprendentes. De hecho, lo más sorprendente es que aún se generaban expectativas hacia un evento que tan claramente se veía como un mero aparataje político en tiempos de elecciones y una marcada crisis económica y financiera del país anfitrión. H3 fue todo, menos inclusivo. H3 sigue representando esa crisis profunda de identidad que sufrimos en este territorio, el cual, aún es dependiente de las voces internacionales que legitimen su estatus, su soberanía y su valía. Por ejemplo, dentro del parque El Ejido, previo a este evento, había alrededor de 150 indigentes y comerciantes sin hogar que hacían uso de estas instalaciones como vivienda. Durante H3 no fue visto ninguno. ¿A dónde fueron estas personas? ¿Fueron reubicadas? ¿Se les asignó un domicilio emergente? ¿Fueron llevadas a un albergue? ¿Fueron asistidas por el poder central o el poder municipal? No. Solo fueron desplazadas. Como todo lo que evidencia esa “real” realidad de nuestro hábitat. Quito esa muy lejos de ser un referente de condiciones de vida óptimos, y durante el evento evidenció claramente le ineficacia de su cuerpo político. La ciudad fue “maquillada” con plazas ecológicas  y ciclo paseos improvisados, un plan vial deficiente, un sistema de seguridad segregatorio y hostil  y un discurso gentrificante y ambiguo, en donde solo los entendidos podían dar su opinión.

Hábitat 3 no fue una mesa de debate, ni siquiera de opinión. H3 fue un gran foro expositivo de decisiones urbanísticas decididas por sectores de élite. Ahí dentro no estaban campesinos, trabajadores o comerciantes. No estuvieron grupos feministas o GLBTI, no estuvieron queers ni prostitutas, ni mendigos, ni niños que trabajan en la calle. No estuvieron los mercaderes, las caseras, los músicos ciegos. No estuvieron los damnificados, los desterrados, los invasores de tierra. No estuvo la comida típica, ni la música autóctona, ni el arte independiente, ni la cultura ecuatoriana; al contrario, todo lo que se podía ver a los alrededores de ONU era una profunda ausencia, una ausencia planificada, lavada y blanqueada, lleno de franquicias de comida internacional y jugos frutales que alcanzaban hasta los 10 USD de costo. No estuvo la buena voluntad de mejorar la vida para TODOS, sino para algunos.  No estuvo la opinión pública, estuvo presente la voz representativa. Estuvo presente la legalidad, la legislatura. Estuvo presente esa mala costumbre de pensar a las personas como palabras, números y estadísticas. Estuvo presente la necesidad famélica de alianzas políticas, estuvo presente la mendicidad del discurso soberano. Estuvo presente la invasión de modelos y aspiraciones de vida que se cuelan en nuestro mestizaje, en nuestro barroquismo. Estuvo presente la ignorancia sobre las condiciones de vida reales.

Se han desequilibrado las interconexiones convivenciales y han sido suplantadas por un sentido patrimonial ficticio y ahogado en moralidad y progreso. Las vecindades y barrios ya no son un referente habitacional y mas bien se les ha relegado hacia una labor de espectáculo y turismo. Las dinámicas recurrentes no crean un sentido de interacción intersubjetiva y privan de una proyección clara sobre los objetivos de los habitantes y su entorno. En su lugar, se apela a la producción de mercancías que dinamizan economías aisladas y se valen del valor histórico de ciertos sectores para luego servirse de esto como coartada para crear una falsa imagen de sincretía simbólica; un discurso grandilocuente de humanitarismo y un rescate condicionado del legado cultural que esconde a intereses de crecimiento particulares y pulsiones segregatorias muy marcadas. Nuestra cultura reside como un vestigio arqueológico , tras una vitrina, siendo analizada por ojos ajenos que miran desde arriba y colocan categorías irreflexivas, que destilan la riqueza étnica y pluricultural , transformándola en una burda exposición exótica que no merece más que un marco relacional inmediato: un par de fotografías, otro par de selfies, un souvenir, y nada más. Es mucho màs conveniente mantenerlo así, en esa vitrina de cristal, en donde esta otredad ya no represente una amenaza, sino un objeto de exhibición, controlado, permutado y sometido a conveniencia de pocos.

H3 significa, en palabras del filósofo Jean Baudrillard : “Un Escenario museístico que solo sirve para salvar la ficción humanista de la cultura, y en donde se lleva a cabo un verdadero asesinato de ésta, y a lo que en realidad estan convidadas las masas es al cortejo fúnebre de la cultura (…) las masas se vuelcan no porque les crezca la saliva ante una cultura que las viene frustrando siglo tras siglo, sino porque por primera vez tienen la oportunidad de participar multitudinariamente en el inmenso trabajo de enterrar una cultura que en el fondo siempre han detestado.” Baudrillard, Cultura y Simulacro,1978

  Es ahí donde radica el problema primordial, el pensar al hábitat no más allá de un conjunto de edificios y casas inteligentes, de calles sin huecos, de carreteras de hormigón, de accesos con tarjetas magnéticas, de señaléticas fosforescentes, de techos firmes, de ordenadores con internet, wifi, televisión por cable; no se ha pensado más allá de una planificación objetual, en donde lo que más importa es que los objetos y las cosas sean las que funcionen bien, no los individuos. Y es que el hábitat no solo es la casa o la calle. El hábitat se vale de estos artilugios para desentrañar un sin fin de interacciones humanas que buscan poder desenvolverse a plenitud, que confieren un ethos amplio, aspiraciones de vida y autentificación identitaria. Un hábitat eficiente va más allá de eliminar el tráfico. Debería apuntalar al impulso comunitario, a un entendimiento de la otredad. La ciudad, mientras más moderna es, más silenciosos son quienes las habitan. En su lugar tenemos más vigilancia, más control, más policías en las calles, más brechas, más parámetros.

Aun así, muchas muestras de este descontento se dieron en lugares como el Hábitat Alternativo, organizado por FLACSO, que buscaba abrir debate sobre un conjunto de temas desplazados de H3. La marcha “Ni Una Menos”, organizada el jueves 20 de octubre cuestionaba las políticas sobre la violencia de género y las oportunidades de generar diálogo y opinión sobre cómo y qué pensar sobre la ciudad. En UCE Hábitat, sede en la Universidad Central del Ecuador, se abrieron exposiciones y foros sobre agricultura urbana, arquitectura autóctona, construcción son adobe, reciclaje de materiales, apertura al campo laboral de tipo artesanal e interacción multiétnica; uno de sus eventos importantes fue la conferencia del teórico David Harvey (UK) explicando los mecanismos actuales del capitalismo y el neoliberalismoa  traves de su denominado “Acumulación por desposesión”, en donde ejempilificaba cuestiones sobre la sobreproducción mercantil, las aperturas de mercados élite y el desplazamiento del mercantilismo emergente y el maniobraje malintencionado del crédito.

Otras de estas organizaciones fue la FLIA (Feria del Libro Independiente y Auto gestionado). Conversando con Daniel Galeas, dirigente de esta organización supo señalar que la FLIA no tenía la idea de participar en el “ContraHábitat” pero que tras ver la organización de H3, fue muy difícil mantener esta posición. Hablando de la gentrificación por ejemplo, Galeas señaló que: “En un barrio determinado se da una especulación inmobiliaria para generar un nuevo capital y valores de terreno, lo cual es bueno para la economía, pero para una economía determinada, no para los vecinos de ese barrio los cuales desean otras cosas para su hábitat. Se genera un proceso de gentrificación en el cual los habitantes de este barrio deben movilizarse a otros lugares de la ciudad, como ha ocurrido en el caso de La Floresta, o la Foch. Entonces se quiebra esta dinámica de vecindad y en su lugar dejas un montón de bares y restaurantes que solo mueve economías y beneficios para determinados sectores”. Gáleas también cuestiona sobre cuál fue el presupuesto de inversión para H3, en el cual, se pueden mirar obras sin terminar o improvisadas, lo cual, no ayuda al mejoramiento de las condiciones de vida, sino que solamente aportan a la ciudad de una manera ornamental. Se impulsa a pensar que bajo el régimen y el sistema actual no puede se posible una inclusión integral ya que siempre “van a haber personas que pueden pagar y comprar estas cosas y personas que no pueden comprar dichas cosas” señala Galeas. “es por eso que nosotros tratamos de rescatar ese sentido urbano de la vecindad. Del compromiso recíproco y de la ayuda mutua, porque no solamente se depende de dinamizar la producción económica, o parchar las muchas fallas que tiene la agenda urbana actual, sino entender otro tipo de modelos de interacción. Modelos de familia, de individuos, de aspiraciones de vida, eso es lo que tratamos de decir con nuestras acciones”.

IV

Como se indicó al iniciar este texto, H3 solo ha dejado una estela de incertidumbre detrás, sobre cuál es el camino correcto hacia un entorno sustentable y saludable para sus usuarios. Sin embargo, las perspectivas son mucho más pesimistas en su cauce y ponen en duda casi estas decisiones aún deben estar en manos de quienes siempre la han tenido. La inclusión es inexistente y casi improbable dentro del modelo modernizante en el que vivimos, aún se depende del factor monetario para acceder a los beneficios que, por derecho deberían ser accesibles para todos y todas. Pero la dinámica aun es meritoria, y los sujetos del rendimiento aún deben sobreexplotarse para poder sobrellevar las deficiencias de su ciudad. Aun seguirán existiendo personas que utilizan a la calle como su hábitat, gente que pasa sus días enclaustrados en hoyos diminutos de cemento, vendiendo lo que se puede y ganando lo que no alcanza. Gente que tiene al trabajo como hábitat, porque este sistema económico impulsa a la producción ininterrumpida y a la realización personas ponderada en cuánto dinero se tiene para gastar.

“El régimen neoliberal esconde su estructura coactiva tras la aparente libertad del individuo, que ya no se entiende como sujeto sometido (subject to), sino como desarrollo de un proyecto. Ahí está su ardid. Quién fracasa es, además, culpable  y lleva consigo esa culpa a dondequiera que vaya. No hay nadie a quien pueda hacer responsable de su fracaso”   Byung Chul Han, La Agonía del Eros, 2014

Al parecer, montar una carrocería flamante no hará arrancar a un motor embotado y obsoleto. La reformulación debería ir enfatizada hacia nuevas reglamentaciones del sistema educativo, político, económico y social, que dinamiza las relaciones y que hagan posible un indeterminado intercambio de ideas y propuestas. El verdadero cambio radica en despojarse de la visión progresista y unilateral que ha encarnado el capital en la mente de las sociedades humanas. El verdadero cambio resultará cuando el hábitat ya no esté regido por parámetros de un solo progreso, sino de varios progresos. El verdadero cambio está en un entendimiento que no sea momentáneo; que no sea más esa invisible plurietnicidad, que no sea mas esa inclusión parcializada, que ya no dependamos de barrer el polvo debajo de la alfombra, que ya no dependamos de una apariencia eficiente que disimula la obsolescencia programada de nuestros ideales. El verdadero cambio será cuando nuestras ideas sean procreadas fuera de la institución y que nazcan de lo natural, de lo humano, de lo que a todos nos vuelve vulnerables, visibles y criticables. Las voces anónimas de H3, las voces que fueron ignoradas pero nunca calladas, las voces que han sido suplantadas, esas son las verdaderas piezas de locomoción para estos sistemas de élite, y sigue siendo la misma élite quien se lleve las condecoraciones y los aplausos. Y todo seguirá estancado si se mantiene este  sistema en que los poderosos son quienes se ovacionan entre ellos mismos por méritos que solo les conciernen a un círculo de amigos y de amigos de amigos. Todos seguirá igual hasta que el progreso nos siga impulsando  a un canibalismo simbólico y a una violencia cotidiana, cuando se nos imponga un estado absoluto de mutismo, y, aun mucho peor, un estado de confort del que no queremos salir.

 234567891011

EL HÁBITAT LO HACE LA GENTE

EL hábitat es el producto no solamente de planificaciones estratégicas; no depende solamente de la optimización objetual. Las interacciones sociales nutren las necesidades del poder. Todas esas situaciones aparentemente banales, en realidad son las piezas estructurales de la sociedad. El dinero, el amor, los sentimientos, los alimentos, el transporte, los lugares públicos. Ninguna de estas cosas tendría sentido sin la constante coacción de pensamientos distintos. Una optimización del Hábitat, y un apropiamiento integral del hábitat será posible mientras estas relaciones se mantengan.

12345678

DESPLAZAMIENTOS

Uno de los puntos más cuestionados del evento Habitat III fue la inclusión. Para muchas personas, este evento no significó mas que un proceso de posicionamiento político y aparataje mediático, sin un verdadero sentido de inclusión , sino mas bien de desplazamiento. Para el montaje de todas las sedes y sus barricadas fue necesario reubicar a mas de 200 comerciantes informales e indigentes que no tuvieron un destino concreto. No fueron asistidos o reubicados, simplemente fueron desplazados. Estas posiciones políticas no son nuevas, y para los cuerpos gubernamentales, al parecer, se han convertido en una estratagema confiable y recurrente el hacerse “de la vista gorda”. Es cierto que es mucho mas fácil ignorar que resolver, y mucho menos complejo ver  a las personas como objetos que no causan verdaderos desafíos socio políticos. Sin embargo, ocultar realidades es un oficio infructuoso ya que éstas vuelven y se cuelan entre las hendijas olvidadas del progreso y la modernización. Es a nivel entrópico que se evidencia ese claro fallo de la modernidad sobre una dinámica social que aún mira con recelo el abandono a su tradición. Vuelve con fuerza el caos evidente de la ciudad refractando las perspectivas sobre lo qué es realmente un Hábitat. Hábitat que no solamente se desarrolla como edificios inteligentes y calles sin agujeros, sino en un constante roce de culturas y universos personales que le dan sentido al grisáceo color del progreso occidentalizado.

Fotografía : Felipe H. Racines

123456789

ALIMENTACION INCLUSIVA (¿?)

Dentro de Habitat III (Sede CCE) hubieron varios cuestionamientos sobre las tarifas de comestibles y bebidas. Un almuerzo ejecutivo, por ejemplo, podía alcanzar un costo de 15 dólares, un sándwich podía costar entre 10 – 14 dólares, y una botella de agua, que normalmente cuesta 0.50 centavos de dólar, dentro de Habitat alcanzaba una tarifa de 1.50 USD. Tanto extranjeros como quiteños sintieron gran curiosidad sobre el alza injustificada de estos precios y que nunca recibieron una explicación sustentable. Asi mismo, otros de los aspectos que fueron insisitentemente criticados fue la ausencia casi total de gastronomía autóctona ecuatoriana, exceptuando la franquicia “Cebiches de la Rumiñahui” y “El Español”. En su lugar, se colocaron varios “stands” que ofrecían comida internacional como sushi, ensaladas, pastas y mariscos. Sin embargo, y especialmente en extranjeros, se sentía esta ausencia y el deseo de conocer al Ecuador desde su alimentación. Dentro de UCE HAbitat, por su parte, habian exposiciones de gastronomia andina y pre colonial, que aun es una gran parte del bagaje culinario ecuatoriano que no fue tomado en cuenta para Hábitat III.

Fotografía: Felipe H. Racines

12345678910

LOS CONTRA HABITAT

Quito, 2016

Universidad Central del Ecuador / Parque El Ejido

Paralelamente al evento Habitat III, se dieron cita en la misma ciudad, múltiples eventos que buscaban conformar una tematica de contraposicion a la discursiva impuesta por la ONU. Estos eventos trataron de recoger debates como el derecho a la ciudad para todos, la violencia de género, la arquitectura artesanal, la reducción del impacto ambiental, la interacción con sectores del campo, la gentrificación y el vaciamiento y obsolescencia de dinámicas sociales en pos de modelos progresistas. Entre las organizaciones que se afiliaron o programaron eventos contra Hàbitat fue Resistencia Hábitat, FLACSO, FLIA (Feria del Libro Independiente y Auto gestivo), Marcha por la violencia de género “NI UNA MENOS” y UCE HÁBITAT como sede alternativa en la Universidad Central del Ecuador

Fotografía: Felipe H. Racines

12345678

IDEAS ALTERNATIVAS

Durante Hábitat III se llevaron a cabo una gran variedad de charlas, foros y exposiciones sobre implementaciones y alternativas viables de urbanización en ciudades y poblaciones de acceso limitado o privado de recursos básicos. Entre estos se podían ver la implementación de lámparas solares, regulaciones sobre la expansión urbana sin planes continentes, pérdida y cuidado de suelos de cultivo, estándares arquitectonicos, politicas descentralizadas y correlación gubernamental, reducción de niveles de polución, adecuación de suelos de cultivo urbanos y planes de viabilidad inteligentes, apuntando siempre a un creciente sentido ecológico y de cuidado ambiental.

Fotografía: Felipe H. Racines

12345678910

HABITAT III SEDE CCE

Casa de la Cultura Ecuatoriana

Quito, 2016

Durante la cumbre de las Naciones Unidas para la agenda urbana conocida como HABITAT III, se dieron cita delegados de 89 países de todo el mundo con el fin de debatir cuestiones fundamentales sobre los cambios estructurales necesarios de los sistemas de urbanización , acoplando perspectivas diversas y poniendo especial atención al manejo de desastres naturales, estrategias de contingencia, expansión urbana, consumo energético, sustentabilidad económica, inclusión social, planes de viabilidad y contextos socio historicos , entre otros. Entre los personajes politicos relevantes que tomaron parte de este evento fueron el presidente ecuatoriano Rafael Correa, el secretario general de las Naciones unidas Ban Ki- Moon, el alcalde del Distrito Metropolitano de Quito, Mauricio Rodas y la ministra de Transporte y Obras Públicas, María Ángeles Duarte. El evento no solamnte dependió de la presencia de los delegados y entidades políticas, sino también de un sinnúmero de voluntarios, traductores en múltiples idiomas y también para personas con discapacidad auditiva, equipo de prensa, equipo logístico y de seguridad que supieron sostener el evento casi anónimamente.

Fotografía: Felipe H. Racines

1234567

MOVILIDAD QUITEÑA

Quito, Centro Històrico/ Casa de la Cultura Ecuatoriana / Av. Patria , 2016

HABITAT III

La movilidad, tanto a pie como en vehículos, fue todo un desafío durante todo el evento Hábitat III. El plan de Movilización vehicular, junto con la afluencia numerosa de visitantes, obstaculizaron el flujo de tránsito en una porción de la ciudad.

Fotografía: Felipe H. Racines

123

Fiesta de las Luces, Quito 2016 HABITAT III

Iglesia de la Merced, Centro Histórico de Quito

Fotografía: Felipe H. Racines

 

123

Fiesta de las Luces, Quito 2016

Iglesia de la Compañía de Jesús, Centro Histórico de Quito

Fotografía: Felipe H. Racines

123

Fiesta de las Luces, Quito 2016 HABITAT III

Iglesia de Sto. Domingo

Este evento consitió de proyecciones y juegos de imagen a gran escala, proyectadas en las fachadas de las iglesias icónicas del centro histórico quiteño. Esta obra fue coproducida entre la municipalidad de Quito y la ciudad de Lyon, en Francia.

Fuente: http://radiofacsoecu.tumblr.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: